“Llamados a ser comunidad”

MI CARTA POR EL DÍA DEL CORPUS CHRISTI, QUE CELEBRAMOS EL PRÓXIMO DOMINGO 18 DE JUNIO

corpus_christi_1_07_06_15El día de Corpus celebra con toda solemnidad el Cuerpo de Cristo. La presencia sacramental de Cristo en la Eucaristía –el Santísimo Sacramento— es decisiva para la experiencia cristiana y para crecer en la fe, porque es representación de Cristo Vivo y Resucitado entre nosotros, pero, además, nuestro indispensable alimento.

Quien participa en la Eucaristía se adentra en la Comunión con Dios, y el, que es Amor entregado, lleva en nosotros la entrega hasta las últimas consecuencias y nos impulsa a sentir con los hermanos y compartir sus riquezas y miserias. Jesús Sacramentado es el Pan que se parte y se reparte para que todos coman y tengan vida en abundancia. Dios –que no se desentiende de la obra de sus manos–, se ha quedado presente realmente en las especies de la Eucaristía para que nosotros vivamos en el influjo dinámico de su mismo Amor. A imagen de Jesucristo Muerto y Resucitado nosotros, consecuentemente, no podemos desentendernos de los necesitados, los pobres, menesterosos y hambrientos, de cuantos sufren por cualquier causa, que son los predilectos de Dios.

La caridad es el distintivo de los discípulos de Jesús desde los comienzos de la Iglesia hasta el día de hoy. El  libro de los Hechos de los Apóstoles  nos describe el sentir y el modo de vivir de la primera comunidad cristiana: “Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles,…. lo tenían todo en común, vendían sus propiedades y posesiones y compartían sus bienes entre sí según la necesidad de cada uno” (Hch 2,42-47). La comunicación cristiana de bienes es un reto y un desafío al que nos enfrentamos en cada momento. No podemos quedarnos mirando tan sólo nuestra propia necesidad de forma egoísta. Hay que ampliar nuestra visión y mirar con ojos de fe a nuestro alrededor para descubrir cómo compartiendo con los demás ganamos más, donándonos crecemos, pues, en el negocio de la vida y ante Dios, obtenemos mucho más cuando nos desprendemos.

Con el lema “Llamados a ser comunidad”, Cáritas nos invita a poner el foco de atención en la dimensión comunitaria de nuestro ser, el ámbito donde podemos acompañar y ser acompañados, donde podemos generar presencia, cercanía y un estilo de vida donde el que el que sufre encuentre consuelo, el que tiene sed descubra fuentes para saciarse y el que se siente excluido experimente acogida y cariño. En la comunidad podemos responder al  mandato de Jesús, que nos mandó dar de comer al hambriento (Mc 6,37) y podemos implicarnos en el desarrollo integral de los pobres. La espiritualidad de comunión es también capacidad de ver ante todo lo que hay de positivo en el otro, para acogerlo y valorarlo como regalo de Dios: un “don para mí”. Además de ser un don para el hermano que lo ha recibido directamente”.

Pido, pues, encarecidamente vuestra colaboración, para celebrar el día del Corpus como un auténtico día de Caridad, haciendo un esfuerzo para compartir con generosidad y que nuestro dar sea expresivo de nuestra propia entrega personal y servicio a los demás. Tengamos los sentimiento de Cristo Jesús que nos alienta a la entrega de lo nuestro y de nosotros mismos.

Somos consciente de que la situación de la crisis está mejorando, afortunadamente, pero aún queda mucho por hacer. Los efectos de esta crisis profunda se resiente aún en tantas personas que siguen pasando necesidad o que, por su situación de exclusión severa no les llega la mejoría. Es cierto que Cáritas hace mucho por contribuir a paliar estas necesidades, pero necesita, especialmente ahora, de todos para poder llegar a más personas, y paliar más situaciones extremas, lo cual sólo es posible con la contribución y la colaboración de todos.  Sigamos sumando y descubriendo que con muchos pocos podemos realizar grandes logros.  No dejéis de participar en las colectas y en la cuestación que se va a realizar este día en la Diócesis y a seguir interesándonos por todo lo que la Iglesia a través de Cáritas realiza en favor de la sociedad.

Que Cristo presente en la Eucaristía haga de nuestra vida en comunión con el y los hermanos, una vida eucarística, rebosante de caridad y amor a los necesitados, autentica presencia de Cristo en medio del mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s