La Virgen Inmaculada: “no claudicar ni compadrear con el pecado”.

bendicion_belen_catedral_1_08_12_16Celebrábamos ayer en la Catedral y vuestras parroquias la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, y la víspera, día 7 de diciembre, en San Fernando, la Vigilia con los jóvenes, en un ambiente de oración, reflexión y testimonio. El tiempo de Adviento nos lleva, en esta Segunda Semana, a dejarnos acompañar por María, la Virgen Madre de Dios. Sigue leyendo

Comenzar el Adviento como Dios quiere…

obispo_inaugura_centro_calorenlanoche_28_11_16

Bendición del nuevo local en Cádiz de Calor en la Noche, lunes 28 de noviembre

“Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre.” Puede resultar curioso como la Liturgia de Adviento, que iniciábamos el domingo con este evangelio, nos pone de frente con la Venida de Cristo en Gloria, con Cristo ya Glorioso. Esto nos desconcierta un poco porque pensamos en comenzar estos preparativos con la mirada puesta en Belén, en Jesús que nace, en el Hijo de Dios hecho hombre. Nos encontramos, sin embargo, no con el comienzo de la vida humana  del Hijo de Dios, sino con el final glorioso. Hoy el Evangelio nos hace mirar a Cristo que viene en gloria y majestad en el cielo al fin del mundo para juzgar a los vivos a los muertos. Nos hace cambiar el paso para comenzar el Adviento como Dios quiere. Sigue leyendo

“Cada Adviento nos exige volver a ver, o comenzar a ver”

adviento3Ayer domingo comenzamos  el tiempo de Adviento. Celebramos la venida del Señor. Nos preparamos para cuando llegue al final de nuestra vida, pero, ya ahora inmediatamente, su venida en la Navidad, que recuerda aquella venida en carne del Hijo de Dios hecho hombre en el seno de la Virgen María. Nuestra Madre bendita, la Virgen María nos enseña a esperarle y a acogerle en nuestro corazón con amor, como lo hizo ella, para entregarlo a los demás. Sigue leyendo

Mostremos a todos la Iglesia, el hogar de Dios para los hombres, cuyo amor no pasa nunca

Hemos de recordar siempre la segunda venida de Cristo y permanecer vigilantes en oración a la espera de su retorno. Mientras la historia sigue su curso El nos llama a vivir en la fe y en el amor, confiados a su providencia. El guía la historia. Repitamos, como lo hace el salmista, “para mi lo bueno es estar junto a Dios, hacer del Señor mi refugio” (Sal 72,28), y vivamos siempre en vela, esto es, despiertos para amar en el Señor  y trabajando sin pereza, como Iglesia unida, familia de Dios, evangelizando al mundo con su misericordia que nos salva, viviendo en esperanza. Anunciemos a todos con alegría:  “levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación” (Lc 21,28) , pues su misericordia es eterna. Sigue leyendo

¡Alabado sea por siempre el Señor presente en la Eucaristía!

En un día grande, llenos de alegría, inaugurábamos ayer nuestra primera Capilla de Adoración Perpetua en San Fernando, celebrando antes la Eucaristía en la Parroquia de San Francisco de la ciudad de San Fernando. Vivamos cada vez más unidos a Jesús en la Eucaristía, que siempre nos espera y nos llama para colmarnos de gracias. Hagamos valer nuestra capacidad de intercesión, para, con la palanca de la oración que se une a la cruz del Redentor, colaborar poderosamente en la salvación de los hombres. Dejémosle actuar a El, y, abriéndole nuestro corazón, abrámosle las puertas y ventanas de esta ciudad.  Vengamos cada hora de nuestra adoración a recoger nuestro maná, como el pueblo de Dios en el desierto (cf. Ex 16; Num 11). Vengamos también nosotros como ellos a llorar suplicando el alimento, y dejémonos saciar. Que el desierto de la ciudad con su aridez y soledad se convierta en mesa para comer, saciarse y bendecir. Os dejo mi Homilía.

Descargar Homilía en PDF

La Eucaristía, de un amor superficial a un amor redentor

Mañana jueves 17 de noviembre inauguramos la primera Capilla de Adoración Perpetua en la Diócesis, en la localidad de San Fernando. Esperemos que sea la primera de muchas de nuestras ciudades. Comenzaremos celebrando la Eucaristía en la Parroquia de San Francisco de Asís para después acompañar al Santísimo a la Capilla de la Residencia de San José, donde quedará para su adoración, las 24 horas de todos los días del año. Sigue leyendo