Traslatio Sedis: “en nuestra historia confluyen pasado, presente y la eternidad”

Traslatio SEl lunes día 18 inauguraré la exposición TRASLATIO SEDIS en la Catedral de Cádiz con motivo del Jubileo Diocesano por el traslado de la sede a la ciudad de Cádiz hace 750 años. La Catedral, que es durante el Año Santo, la meta de nuestra peregrinación abre sus puertas para mostrar la belleza de la vida cristiana y de la Iglesia en preciadas obras de arte. Se percibe así que la salvación, es historia salutis, contiene historia y eternidad a la vez, de modo que se pueda descubrir la belleza de la fe de la Iglesia y la alegría de creer, que es el objetivo del Año Jubilar. La historia de la salvación está, a cada momento de la historia, más allá de la historia, porque, en definitiva, es la que le da el verdadero sentido, nos aporta la verdadera sabiduría. Sigue leyendo

Bodas de Plata y Oro Sacerdotales en el Seminario: “quiero agradecer a todos los sacerdotes su entrega y su fe”.

apertura_jubileo_diocesis_4_14_09_17_web

Celebración en la Catedral de Cádiz 

Hoy celebro con los sacerdotes de nuestra Diócesis de Cádiz y Ceuta la Solemnidad del Sagrado Corazón. Quiero agradecer a todos los sacerdotes su entrega y su fe, especialmente los de nuestra diócesis, que con constancia y generosidad se entregan para servir a todos y que la gracia de Dios y su consuelo llegue hasta los más alejados y necesitados. Cada vida contiene una riqueza y una entrega que sólo Dios conoce, con incontables luchas y desprendimientos, pero frecuentemente desconocida para los demás. El día consagrado al Corazón de Jesús nos da la oportunidad de agradecérselo con oración y alguna muestra de cercanía y gratitud. El clero de la diócesis reunido renovará su promesa de santidad y, al mismo tiempo, daremos gracias a Dios por aquellos que cumplen veinticinco y cincuenta años de servicio sacerdotal, celebrando sus bodas de plata y de oro sacerdotales en el seminario. Pidamos para que con la santidad de sus vidas nos inviten a todos a salir de la mediocridad para seguir con entusiasmo al Señor y para llevar a todos su alegría y consuelo.

La lógica de la Eucaristía es la del Evangelio: una respuesta a la búsqueda de poder y de dominio que prima en este mundo

MI HOMILÍA EN LA SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI 2018 EN LA CATEDRAL VIEJA DE CÁDIZ

corpus_2018_20_03_06_18-1024x683“(Jesús), tomó un pan y, pronunciando la acción de gracias, lo partió y se lo dio diciendo: –Tomad, esto es mi cuerpo. Después tomó el cáliz, pronunció la acción de gracias, se lo dio, y todos bebieron Y les dijo: –Esta es la sangre de mi alianza que es derramada por muchos” (Mc 14, 22-26).

Son las palabras de aquella cena ritual del Jueves Santo que estamos celebrando de nuevo, donde se selló con un sacrificio una Nueva Alianza de amor entre Dios y nosotros, y, con ello, la lógica del sacramento, que es la lógica de la gratuidad, la lógica del servicio, la lógica de la entrega mutua, la lógica del Evangelio, por lo que dice el Señor “el que quiera ser el primero entre vosotros que se haga el servidor y el último de todos”. Esta es la lógica de la Eucaristía que celebramos hoy con toda solemnidad. Es lo contrario de la lógica de eso que llama el Papa Francisco la “autoreferencialidad”, el individualismo, el egoísmo, el vivir para sí, afirmarse a sí mismo en contra de los otros, buscar el poder para dominar, hacerse enemigos. Esta segunda es la lógica que lleva a las guerras y desigualdades, al olvido de los otros, al del drama de todo lo que destruye…

Descargar Homilía completa en PDF

También te puede interesar:

“La Eucaristía sin caridad es un culto vacío”

Mons. Zornoza también presidió la celebración del Corpus Christi en Ceuta

corpus_2018_2_03_06_18-1024x683

Corpus Christi y Día de la Caridad

cORPUSLa Solemnidad del Corpus Christi que pronto celebramos nos invita a contemplar y celebrar el gran don de la presencia real de Cristo vivo entre nosotros en su cuerpo entregado y en su sangre derramada para la vida del mundo. Es una llamada especial a entrar en el misterio de la Eucaristía para configurarnos con él. Este misterio, en palabras de Benedicto XVI, “se convierte en el factor renovador de la historia y de todo el cosmos [pues], en efecto, la institución de la Eucaristía muestra cómo aquella muerte, de por sí violenta y absurda, se ha transformado en Jesús en un supremo acto de amor y de liberación definitiva del mal para la humanidad”. Sigue leyendo

El sentido de la vida cristiana es que ya no nos pertenece

Tengo la oportunidad estos días de celebrar con ilusión el sacramento de la Confirmación junto con cientos de jóvenes. La frescura de los jóvenes les hace entender fácilmente y querer actuar, a pesar de múltiples condicionamientos, según el don del Espíritu Santo recibido. Este don les remite al sentido de la vida humana mostrado por Jesús. Podríamos decir que hemos nacido para servir, pero nuestro servicio está siempre tan herido, tan tocado por nuestras circunstancias, y estamos tan centrados frecuentemente en nosotros mismos y en nuestros problemas que necesitamos una sanación interior, la presencia del mismo Cristo, por su Espíritu Santo, que sanándonos, nos pone al servicio suyo y de los demás, en el doble mandamiento del amor: amarás al Señor tu Dios, y al prójimo como a ti mismo. Sigue leyendo

Vida contemplativa: “Sólo quiero que le miréis a Él”

0-cwyifzqe2ex7vvjf_o7dgh65rpj5fut0qfdixu4g1lcehvugdy1dkl-2pnj3gr1cg6cly-jflf9qozrn95m_ojet2xAyer Domingo 27, en la solemnidad de la Santísima Trinidad, centro de nuestra fe, hemos celebrado la Jornada de oración por las personas consagradas a orar, el día Pro Orantibus. El Dios cristiano es uno y trino porque es comunión de amor. Es un buen momento para manifestar nuestro agradecimiento a los innumerables hombres y mujeres que esparcidos por la geografía española mantienen vivo el ideal religioso de la vida contemplativa. ¿Quién no queda sobrecogido al visitar un monasterio de clausura, o al participar en su liturgia, o al conocer la austeridad de su vida recogida? El lema de este año es la frase de Santa Teresa: “Solo quiero que le miréis a Él“. Sigue leyendo

La búsqueda de Dios no es mera curiosidad, sino parte natural e integral del ser humano

IMG_5578.jpgLa búsqueda de Dios pertenece a la historia del hombre. La búsqueda de lo divino, incluso muchas veces de modo inconsciente (cf. SAO, n. 1), forma parte del aspecto religioso del ser humano. «Tu rostro buscaré» (Sal 26, 8) cantaba el salmista del Antiguo Testamento. Y Jesucristo provocaba esta búsqueda entre sus seguidores: ¿qué buscáis? (Jn 1, 38). «Nadie podrá quitar nunca del corazón de la persona humana la búsqueda de Aquel de quien la Biblia dice “Él lo es todo” (Si 43, 27) como tampoco la de los caminos para alcanzarlo» (SAO, n. 1).  La búsqueda de Dios no es pura curiosidad, ni simple ansia de saber o capricho humano. El hombre busca agradar a Dios pues reconoce que la divina voluntad es «una voluntad amiga, benévola, que quiere nuestra realización, que desea sobre todo la libre respuesta de amor al amor suyo, para convertirnos en instrumentos del amor divino» (SAO, n. 4). Sigue leyendo