Si has impuesto el criterio del egoísmo en tu vida, tampoco encontrarás quien cargue con tu cruz y te ayude.

image001Dios se regala a si mismo, se te da: ésta es la clave y la gran revelación de Jesús. Dios te ama y te da todo. ¿Lo quieres? Si!. …Pues se consecuente y no pongas nada ni a nadie por encima de Dios. Lo malo es cuando hay que elegir, pues continuamente la tentación, la presión, el mundo, las ideologías, nos ponen entre la espada y la pared. Sigue leyendo

Cada persona, un sagrario vivo e inviolable

DE MI HOMILÍA EN LA CORONACIÓN CANÓNICA DE MARÍA AUXILIADORA EN ALGECIRAS, A 1 DE JULIO DE 2017

coronacion_mariaauxiladora_algeciras_2_01_07_17La única medicina para el desconcierto, el desasosiego, el desánimo o el desencanto que muchas veces hiere y llena de miseria al corazón humano es Jesucristo. Cristo Jesús es la esperanza de toda persona porque da la vida eterna, en Él está la plena felicidad y se colma toda esperanza. Él es la palabra de vida venida al mundo para que los hombres tengamos vida en abundancia. Jesucristo, el Hijo de María, nos ha traído todo el infinito amor de Dios, que “hace justicia a los oprimidos, da pan a los hambrientos, liberta a los cautivos, abre los ojos al ciego, endereza a los que ya se doblan, ama a los justos, sustenta al huérfano y a la viuda y trastorna el camino de los malvados” (Sal 145). Jesús, nacido de María, nos ha hecho posible acceder a ese amor tan inmenso de Dios que no pasa de largo del hombre caído, robado, malherido y maltrecho, tirado en la cuneta, a la vera del camino por donde tantos pasan y no se paran ante la miseria y las heridas; Jesús, a quien gestó en su seno su Madre, María, nos ha hecho ver, tocar y palpar ese amor en su persona misma que ha venido a traer la buena noticia a los que sufren, que anuncia, como signo suyo, su Evangelio de misericordia a los pobres y desvalidos. Sigue leyendo

Cristo Siervo que se trasluce en la vida del Diácono

ordenacion_diaconos_web_8_01_07_17Felicidades a los nuevos diáconos, recién ordenados este sábado, destinados a servir a sus hermanos necesitados de salvación. Y si en Cristo Siervo –en sus palabras y acciones—, el hombre puede encontrar en plenitud el amor con el cual el Padre lo salva, así mismo en la vida del diácono debe poder encontrar esta misma caridad. Crecer en la imitación del amor de Cristo por el hombre, que supera los límites de toda ideología humana, será, pues, la tarea esencial de su vida espiritual. ¡Enhorabuena!

Reposo, vacate y holidays, tiempo para no descuidar lo importante

resize50__ND_0459La palabra reposo quiere decir “posar”, hacer una pausa, y también “depositar”, dejar que se deposite todo aquello que en nuestra actividad, en nuestra vida, frecuentemente se convierte en una polvareda interior que impide ver claramente el sentido de la vida. Sigue leyendo

“El Redentor sabe que el mundo tiene siempre necesidad de una Madre”

MI HOMILÍA POR EL 150 ANIVERSARIO DE LA VIRGEN DEL ROSARIO COMO PATRONA DE LA CIUDAD DE CÁDIZ, A 25 DE JUNIO DE 2017 EN LA S. I. A. CATEDRAL

En Jesucristo palpamos a Dios, amor infinito e incondicional por el hombre y por la vida del hombre. Dios, el Misterio que da consistencia a todas las cosas, se nos ha revelado en Jesucristo, nacido de María siempre virgen, y entregado con amor incondicional al hombre y por la vida del hombre, compartiendo sus pobrezas y sanando sus heridas. ¡Dios ama a los hombres, nos ama a cada uno de nosotros, tal y como somos, con todo el peso de pecado y miseria que llevamos dentro de nuestro corazón!

Ver y descargar Homilía completa en PDF

 

El Sagrado Corazón no es una “devocioncilla” de la que se pueda prescindir sin más

Santo Tomás introduce la mano en el costado de Jesús_ Caravaggio (1601)Hoy viernes es el día del Sagrado Corazón de Jesús, al que tradicionalmente queda consagrado todo el mes de junio. El Sagrado Corazón es el símbolo de la fe cristiana particularmente apreciado tanto por el pueblo como por los místicos y teólogos, porque expresa de modo sencillo y auténtico la “buena nueva” del amor, y resume en sí el misterio de la Encarnación y de la Redención. Sigue leyendo