“No es tiempo de recluirse, ni personal ni comunitariamente”

148 Confirmaciones en la Misa Vigilia de Pentecostés del pasado sábado

Es tiempo de salir. Puesto que nuestra fe es expansiva, como expansivo es el amor de Dios que recibimos. Salgamos de nosotros mismos acogiendo la llamada amorosa que Dios nos hace para regalar su amor a nuestros hermanos, especialmente a aquellos que más lo necesitan. No hay mayor alejamiento de Dios que no querer salir de uno mismo, pero su Espíritu siempre tira de nosotros hacia afuera. Abramos nuestro corazón a su acción. No es tiempo de recluirse, ni personal ni comunitariamente.

Abramos nuestros ojos a la realidad que nos rodea, reconozcamos nuestros vacíos, nuestras heridas y las de todas las personas de nuestro entorno social. Vayamos al encuentro de toda realidad sufriente para transmitir la misericordia de Dios, la fuerza sanadora que nos restaura y nos encamina a la plenitud. No nos dejemos ganar por la indiferencia. Apostemos por una Iglesia que, a modo de “hospital de campaña”, trata de curar al enfermo allá donde está con los medios que tiene. La misión no es cosa de especialistas ni se limita a unas acciones puntuales. Todos hemos recibido esta encomienda. Los laicos habitáis en el mundo, estáis de continuo en contacto con toda la realidad social. Vivid con alegría la tarea de transmitir el rostro misericordioso de Dios allá donde están nuestros contemporáneos.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s