“Salgamos a Su encuentro y Él nos encontrará”

Hemos tenido el Primer Torneo de Fútbol Diocesano. Felicidades a los campeones. Y es de campeones correr la carrera de la fe, en este tiempo de Adviento. Nos dirá San Pablo: “Ahora es tiempo de gracia, ahora es tiempo de salvación“. No es otro el momento, ahora es la oportunidad, y un pequeño esfuerzo tendrá una gran recompensa. Dejemos, pues, a Dios la última palabra y reflexionemos. ¿Estoy dispuesto a dejar entrar al Señor? Recordemos que es tan sencillo como abrir una puerta…; pero tan comprometedor como dejar que entre el que está llamando. Tan simple como recibir a una persona en la casa…; pero tan comprometedor como dejar que esa persona sea Dios. Tan fácil como encender una cerilla…; pero tan comprometedor como dejar que nos incendie y consuma de amor. Tan sencillo como decir: “te amo”…; pero tan comprometedor como decirlo de corazón. Amigos: que cada día demos un paso que nos acerque más a Jesús. Salgamos a su encuentro y El nos encontrará. Y oremos unos por otros.

En nuestra oscuridad, elevar la mirada a María es encontrarse con su maternal abrazo

4a5ac5d57d771a3561149282ea6b36d8Contemplando a María Inmaculada, concebida sin pecado original, “llena de gracia” y por tanto partícipe de la redención de su Hijo, nos llenamos de alegría, pues vemos cercana, palpable, posible, la salvación de todo por la fuerza de Dios. Así lo dispuso Dios, que quiso prepararla para la misión tan admirable de concebir al Redentor.  El pecado como distanciamiento del amor de Dios, cuyas consecuencias en el corazón de cada hombre, de las relaciones y del mundo se nos muestran evidentes: injusticia, corrupción, desprecio a la vida, el odio y el rencor, la voluntad de poder por encima de la persona, se enfrenta a la luz esperanzadora de María, primer fruto de la Redención. Sigue leyendo

Mirando a María Inmaculada, fijamos los ojos en Jesús, en la salvación que nos trae

VIGILIA-2017_1_PEQ.jpgQue el Dios de la gloria se haya hecho niño en el seno de una mujer virgen, pobre y humilde nos lleva al recuerdo de la Virgen María, que tuvo que afrontar tantas dificultades durante su embarazo. Este es el verdadero tiempo dedicado a la Virgen en la Iglesia, puesto que ella espera el nacimiento del Mesías. Hemos de estar junto a Nuestra Señora, que le esperaba con la fe y también físicamente, al estar embarazada. Sigue leyendo

“Vivamos y mostremos la esperanza que empuja y nos alienta”

esperanza-56a648953df78cf7728c3b36

Los misterios de Cristo en general, y a las puertas del Adviento rememoramos la Encarnación y el Nacimiento del Hijo de Dios, no sólo son acontecimientos del pasado que no nos influyen en el presente. La gracia salvífica se desprende de ellos, sobre todo en las celebraciones litúrgicas que nos propone la Iglesia. Nuestra determinación a participar intensamente en el misterio compartido y celebrado haga que este Adviento no pase de largo, como uno más en nuestra vida, o como algo que toca. Sigue leyendo

“Nadie puede arrogarse el gobierno del mundo por encima de Dios, ni jugar a serlo”

IM8m0ZuiNwGhMqv7BZIqDODCUvg¿Hay algo mejor que dejarle reinar en las inteligencias de los hombres dado que El es la Verdad, y porque los hombres necesitamos beber de El y recibir obedientemente la verdad? Si reina en las voluntades de los hombres, porque con sus mociones e inspiraciones influye en nuestra libre voluntad y la enciende en nobles propósitos,  entonces reina en los corazones de los hombres. El, con su eminente caridad, con su mansedumbre y benignidad, se hace amar por nosotros, pues nadie nos amará nunca tanto como Cristo Jesús. Sigue leyendo

“La Cruz es el signo de su realeza, que es voluntad de amor a Dios Padre por encima de la desobediencia del pecado”

apertura_jubileo_misericordia_cadiz_11_13_12_15Jesús anunció el Reino mostrándonos lo que éste significa para nosotros como Salvación, Revelación y Reconciliación ante la mentira letal del pecado que existe en el mundo. Jesús responde a Pilatos cuando le pregunta si en verdad Él es el Rey de los judíos: “Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí” (Jn 18, 36). Sigue leyendo

Acoger la realeza de Cristo en el pobre

cartel_dia_personas_sin_hogar_26_11_17.jpgCelebrábamos ayer el Domingo que finaliza el Año Litúrgico: la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, antesala del Adviento. Hemos meditado sobre todo el misterio de la vida de Cristo, su predicación y el anuncio del Reino de Dios con hechos y palabras.  Sigue leyendo