Cielo y tierra, unidos por la misericordia

papa_francisco_rafael_zornoza_web_08_03_14Próximos al Jubileo de la Misericordia convocada por nuestro querido Santo Padre Francisco, quiero recordar las palabras de San Pablo en 1 Cor 13,13: “La caridad no tendrá fin”. Hemos interpretado habitualmente que “la profecía pasará y el don de lenguas desaparecerá. Permanecerá sólo la caridad”. Dan ganas de decir: ¡Esta es nuestra fe! En efecto, pues dice San Agustín: “Si ves la caridad ves la Trinidad” (De Trinitate VIII, 8).

El famoso teólogo alemán H. V. Balthasar, en un artículo titulado La fe en Cristo, presenta una exégesis del texto muy sugerente, diciendo que no solo quedara la caridad eternamente, sino que, se puede entender además, que, frente a carismas pasajeros, lo que permanecerá es lo que nos vincula a Dios mismo; quedará, por tanto la fe – esperanza – caridad, unidas. Aunque dice el mismo San Pablo que cuando lleguemos a la posesión de Dios no hace falta ya la esperanza, pues entonces le veremos cara a cara, hay dos modos de esperar: uno para si mismo y otro cuando esperamos algo para otros. De este modo Cristo resucitado en la gloria, aunque tiene toda su gloria, aún espera por nosotros, que la redención se realice en cada uno de nosotros. De este modo esperan también, unidos a El, los santos en el cielo. Y nosotros, aquí en la tierra, unidos a Dios, queremos también que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Esto nos debe hacer pensar que, ciertamente, “quedará la caridad”. Es bueno considerar nuestras obras y esfuerzos y examinar ¿qué quedará de nuestras obras? : solamente la caridad, la fraternidad, la comunión de la iglesia. Esto debe darnos fuerza para actuar siempre en el amor de Dios. También para vivir este Año la Misericordia.

En efecto, la Misericordia de Dios en la esencia de la vida de la Iglesia. Benedicto XVI recordó en el año 2005 que “la caridad no es para la Iglesia una especie de actividad de asistencia social que se puede dejar a otros, sino que pertenece a su naturaleza, es expresión irrenunciable de su esencia” (Deus Caritas Est). El Papa Francisco, en su primer Ángelus el 17 de marzo de 2013 decía que “la misericordia cambia todo,… cambia el mundo”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s