El sacerdote signo de esperanza, de la presencia de Dios para con todos los hombres

Blog 2Ayer día de San José celebrábamos el Día del Seminario. “Pidamos pues al Dueño de la mies que envíe pastores a su mies”, y oremos por los pastores. Que esta llamada a la oración continúe vibrante en nuestros corazones. No cesemos de pedir y trabajar todos por ellas, como verdaderos apóstoles de las vocaciones.

Debemos caminar: por las sendas de la misericordia, por los caminos de la caridad, por las vías de una nueva evangelización que ofrece a Dios en su Hijo Jesucristo, que está con los últimos, los desheredados, que se identifica con los que tienen hambre, están enfermos y sufren, con los que necesitan calor y abrigo de hogar, que come con los pecadores, y ha venido a buscar a los pecadores y sanar los corazones afligidos.

Pidamos sacerdotes, pastores santos, para que con su plegaria, con el pan de la palabra cercana, luminosa y esperanzadora, con sus ejemplos de sencillez y vida conforme a las bienaventuranzas, tengan fuerza para no huir de los lobos que acechan a su rebaño, y sólo escuchemos la voz de nuestro único y Supremo Pastor y Maestro, Cristo.  Que no decaigan nunca en alentar en la esperanza a los sencillos, y sean gran signo de que Dios está con los hombres pues es la gran esperanza para todos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s