En la Iglesia hemos de imitar la humildad de Jesús

Jóvenes cargando cruz¿Qué es lo que hoy necesita la Iglesia, qué es lo que necesitamos todos a través de ella? Volver a Dios por encima de todo, que es rico en misericordia y perdona nuestros pecados, y Él nos transformará y llenará de su santidad; Dios pide la conversión en todos sus miembros, seguir sus caminos para poder participar de la salvación que Dios mismo nos promete y ser signo y testimonio, en medio de los hombres, de que Dios nos acompaña en su infinito amor.

La Iglesia pertenece a Cristo, es el mismo cuerpo de Cristo. Por tanto le toca a Él dirigirla y, si es necesario, salvarla: no la hacemos y salvamos nosotros. Solamente somos siervos y por añadidura inútiles; somos únicamente instrumentos, a menudo ineficaces: un solo padre, un solo maestro, un solo consejero.

El futuro de la Iglesia está en Dios, está en su Señor Jesucristo. A nosotros nos queda desde la fe, con humildad, con sencillez, hacer lo que vemos en Jesús, que siendo de condición divina se despojó de su rango, asumió la condición de esclavo, se rebajó hasta la muerte y una muerte de cruz, y por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre sobre todo nombre, servir y dar la vida por todos como ofrenda total al Padre, como Él, nuestro Maestro y, no siguiendo las enseñanzas ni los criterios del mundo que tan dentro de nosotros se nos meten. Sin poder, sin ocupar los primeros puestos, sin el prestigio formal de los hombres, sólo el servicio, ocupando el último puesto, apoyados sólo en Dios.

Sólo Dios es Dios, y lo nuestro es trabajar en la viña del Señor como siervos y servidores de Dios, como humildes discípulos de nuestro único Maestro, siguiendo su consejo, que sólo se atiende en la oración. En esta disponibilidad Dios llama, se escucha la vocación, y los amigos responden.

Debemos caminar: por las sendas de la misericordia, por los caminos de la caridad, por las vías de una nueva evangelización que ofrece a Dios en su Hijo Jesucristo, que está con los últimos, los desheredados, que se identifica con los que tienen hambre, están enfermos y sufren, con los que necesitan y calor y abrigo de hogar, que come con los pecadores, y ha venido a buscar a los pecadores y sanar los corazones afligidos.

+Rafael

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s