No hay motivos para rendirse al despotismo del mal o del cansancio

El cristiano tiene una misión particular, siempre y más cuando parece que la inquietud es generalizada. No puede dejarse llevar por el desaliento, sino vivir del consuelo de Dios para poder consolar, con el amor de Dios, a tantos contemporáneos nuestros. Compartir el sufrir con Jesús, por amor, nos lleva al buen ánimo (Cf. 2 … Sigue leyendo No hay motivos para rendirse al despotismo del mal o del cansancio