Que nadie piense que la lectura de la Biblia es, sobre todo, una experiencia intelectual. San Jerónimo (347-420), uno de los más grandes exegetas de la historia, quien tradujo la Biblia del griego y el hebreo al latín, enseñaba a amar la Palabra de Dios en la Sagrada Escritura por lo que afirmaba que “ignorar las escrituras es ignorar a Cristo”.

Cristo es el Verbo de Dios que nos habla, y toda la Palabra encuentra respuesta en Él, porque el libro que vale la pena leer es nuestro Señor Jesucristo, como enseña la tradición cristiana y el testimonio de los santos. La palabra Biblia significa “libro”, y todas las páginas de este libro hablan de Él y quieren llevar a Él. Es necesario que se dé un encuentro entre Cristo y la persona de cada uno, entre ese Libro que es Cristo y el corazón humano, en el que está escrito Cristo no con tinta, sino con el Espíritu Santo.  Necesitamos por ello repetir la experiencia de los discípulos de Emaús a quienes “Jesús les iba explicando las Escrituras, todo lo que se refería a Él”.

Como se ve, se trata de un encuentro Cristo, en el Espíritu, en presencia del Padre, como el mismo Cristo está unido a Él, cara a cara, orientado a Él, en comunión con El. Así la Palabra nos introduce en la experiencia de Cristo, en su conciencia de ser amado por el Padre y de responder a este amor con el suyo. Es un intercambio de amor. A través de nuestra experiencia personal, seremos capaces de leer a Cristo-Libro y, en Él, a Dios Padre.

TE PUEDE AYUDAR:

Las Escrituras nos abren el corazón de Dios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s