A las puertas de celebrar la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, renovamos nuestro amor al Sacramento del Altar. En cada Eucaristía se hace visible la devoción al Sagrado Corazón, en el misterio de la Cruz,  que es el fundamento para que podamos convertirnos en personas capaces de amar y entregarnos (cf. Haurietis Aquas, 69), como para ser heraldos creíbles de su amor.

Por eso la conocida “Gran Promesa” del Sagrado Corazón a sus devotos está vinculada a una constante experiencia de Cristo en la Eucaristía. Un viernes, durante la Sagrada Comunión, dijo estas palabras a Santa Margarita María: «Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que mi amor todopoderoso concederá a todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos la gracia final de la penitencia; no morirán en pecado ni sin recibir los sacramentos, y mi divino Corazón les será asilo seguro en aquel último momento. » También, al mostrarle su Corazón abrasado de amor, le dice: «He aquí este Corazón que ha amado tanto a los hombres, que no ha omitido nada hasta agotarse y consumirse para manifestarles su amor, y por todo reconocimiento, no recibe de la mayor parte más que ingratitudes, desprecios, irreverencias y tibiezas que tienen para mí en este sacramento de amor. »

Amemos y tratemos bien la Eucaristía, acudamos a la Adoración. Al mostrarle su Corazón abrasado de amor, le dice: «He aquí este Corazón que ha amado tanto a los hombres, que no ha omitido nada hasta agotarse y consumirse para manifestarles su amor, y por todo reconocimiento, no recibe de la mayor parte más que ingratitudes, desprecios, irreverencias y tibiezas que tienen para mí en este sacramento de amor. »

Quisiéramos, en este misterio de entrega y comunión, hacernos solidarios de las necesidades de todos, especialmente de los que viven aletargados y divertidos en tantas cosas pasajeras y, peor aún, en tantas esclavitudes que disuelven su corazón en el vacío del placer, del poder o del tener, avocados al peor fracaso de su vida. También para ellos Cristo es alimento de amor que da redención y sentido a la existencia.

#ReliSumaMas: Razones para amar, razones para creer, razones para esperar

#EvangelioDelDia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s