Hoy damos gracias a Dios por San Juan Pablo II en el 15º Aniversario de su muerte. Acudimos a él en estos momentos difíciles, como protector y poderoso intercesor ante Dios. Vivió intensamente la dureza de la vida, la pérdida temprana de su familia, la Segunda Guerra mundial, la clandestinidad, la enfermedad, el dolor…. No cesó hasta el final. Dejó una marca providencial en la Iglesia y el mundo. El Cardenal Wyszynsky, el mismo día de su elección como Papa, lo expresó así: “Dios te ha escogido para llevar a la Iglesia al tercer milenio”. Y lo hizo como el Papa de la Vida, de la Familia, de los Jóvenes…

Recordamos sus palabras en la homilía de la primera Misa de su Pontificado: “¡No tengáis miedo! (….) ¡Abrid las puertas a Cristo!” Verdaderamente, sabemos que Cristo es el centro de la historia, que con su Cruz y su Resurrección, se hace presente en todos los acontecimientos. Todo es una oportunidad para abrir las puertas de nuestro corazón al Señor, que vive y quiere renovarlo todo a través nuestra, para que el mundo conozca el amor de Dios.

San Juan Pablo II, ruega por nosotros; que sepamos también transformar la Cruz en amor.

TE INTERESA

Mi carta a los sacerdotes

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s