Estamos invitados en esta Cuaresma a la conversión, a orientar nuestra vida a la luz de Dios. No te gloríes de ti mismo, pues tus talentos los recibiste para servir. No te consideres dueño de nada: eres sólo un humilde administrador. Aprecia el valor de las cosas sencillas y humildes. Cristo es la verdadera y única medicina de inmortalidad y eternidad. Sólo El nos puede liberar de la destrucción, de la corrupción y de la muerte; sólo El nos lleva a la Resurrección.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s