Teología para los laicos: “Urge una solida formación para que la evangelización sea posible.”

El estudio de la teología por los laicos en un bien necesario para la Iglesia. Invito a aprovechar el Instituto de Teología para Laicos de la Diócesis de Cádiz y Ceuta que surge como respuesta a las actuales necesidades de la Nueva Evangelización. Es el lugar ideal para que los catequistas, cofrades, profesores, agentes de Cáritas y cuantos han de manifestar su fe profundicen en ella de modo sistemático. Infórmate aquí de las distintas modalidades y sedes.

El estudio de la teología no pretende la simple erudición, sino que su objetivo es la evangelización y el anuncio de Jesucristo a nuestro mundo. La fe cristiana contribuye a la comprensión del contenido profundo de las experiencias fundamentales del hombre. Esta tarea hace posible la confrontación crítica y la orientación del criterio que el católico ha de desarrollar siempre, si quiere ser fiel a su experiencia de fe sin contaminarse con los criterios mundanos, políticos, ideológicos o sociales que tanto pesan en la sociedad. La fe ensancha los horizontes de la razón y la razón preserva la fe de posibles derivaciones irracionales, o de los abusos de la religión. Este empeño de reflexión favorece el diálogo con cualquier persona que busca el sentido de la vida e incluso favorece el diálogo con la ciencia, por lo que se ha cultivado siempre en la iglesia. Es necesario, por lo tanto, que el saber humano se una a la sabiduría divina, es decir, a la visión de la creación que Dios Padre tiene y que, a través del Espíritu y del Hijo, se encuentra en todo lo creado.

Urge, por tanto, una sólida formación para que la evangelización sea posible. Todos debemos renovar con un nuevo ardor nuestra vida de discípulos misioneros. Ante una creciente ignorancia religiosa en muchos de los que se profesan cristianos, incluso respecto a los mínimos doctrinales, ¿no es necesaria una educación que esté recordando y profundizando las verdades fundamentales, relativas a la fe como a la moral? ¿No se deberían subsanar los vacíos que la formación inicial o la catequesis pre-sacramental pudieron haber dejado en los fieles? Los “nuevos evangelizadores” debemos ser, por tanto, todos los miembros de la Iglesia, pero especialmente los padres, catequistas, profesores, monitores, etc.;  porque esta tarea puede ser realizada eficazmente sólo por quien ya ha sido formado. “Para evangelizar, la Iglesia necesita ser primero evangelizada», se repite constantemente. Cuando hablamos de “formación” hablamos, por consiguiente, de un sinónimo de Evangelización. Un discípulo de Jesús que se ha formado de veras, se ha transformado y conformado con Cristo, ha profundizado en su fe y se ha identificado mejor con el Señor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s