“El Señor es mi Pastor, nada me falta.”

Muchas veces vivimos una relación ligera con Dios, en una “delgada línea roja” en la cual no sabemos cuándo estamos cerca o lejos, porque nuestra relación es superficial. La intimidad con el Señor tiene que llevarnos a compenetrarnos con Él, a escuchar su Palabra, a vivir su Evangelio, a rumiar en nuestro interior pidiéndole gracia y luz para hacer nuestros sus sentimientos y su vida. Y esto nos lleva a otra consecuencia importante: una enorme confianza. Él es quien nos da la vida, nuestro Pastor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s