La Pascua nos da el coraje para afrontar el sufrimiento, propio y el de los demás

Cristo ha resucitado. Nadie podrá privarnos de su amor que ha vencido al odio y ha derrotado la muerte. Los hombres vivos, resucitados, hemos de vivir como testigos, que llevan la luz en sus ojos, contagian la alegría del corazón, demuestran su fortaleza ante la adversidad y testifican el amor del resucitado en todas sus obras. Esto es vivir según la lógica de la Pascua. Esto quiere decir que cada día debemos permitir que Cristo nos transforme y nos haga semejantes a Él; significa tratar de vivir como cristianos, tratar de seguirlo, incluso cuando reconocemos nuestras limitaciones y nuestras debilidades.

Jesús ha resucitado, está vivo y acompaña misteriosamente cada ser humano. Lejos de alejarnos de los que sufren, esta alegría nos da el coraje de enfrentar nuestros propios sufrimientos y el de los demás. Para conservar y encontrar siempre la fuerza de esta fe pascual, necesitamos caminar con otros, hablar con otros de nuestra fe, de nuestras dudas, de cómo rezar. Cristo ha resucitado, y es Él quien nos reúne, más allá de todas las diferencias posibles entre nosotros. Avivemos nuestra relación con El. Intensifiquemos nuestra oración y la colación de su gracia en los sacramentos para vivir como auténticos hijos de Dios, con los sentimientos y deseos de Cristo, haciendo su voluntad, entregando nuestra vida como servicio. Dejemos que El viva en nosotros.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s