Semana Santa: “entremos y comprobemos la acción de Dios en nosotros.”

Comienza la Semana Santa. La liturgia y la piedad popular se unen en perfecta síntesis para conmemorar la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén, escenario de los hechos culminantes de su vida. Comienza así el Domingo de Ramos con la celebración de la Pasión, lo que significa la definitiva visita de Dios a su pueblo. Le acompañamos con nuestros ramos cantando “¡hosanna en el cielo!”, lo que nos indica que al final de la pasión está la victoria de la resurrección y la gloria.

Con este ánimo entraremos en el triduo Pascual que –siguiendo la narración evangélica al hilo de la historia— nos asocia espiritualmente al Señor. ¡Qué importante es gustar en estos días las lecturas del evangelio para llenarnos de la Palabra que nos dirige el Señor! Pero también de los ritos y los gestos: el lavatorio de los pies en la celebración de la Última Cena del Jueves Santo, la adoración de la cruz y la oración universal del viernes, unida a la lectura de la Pasión; también el silencio orante del Sábado Santo hasta la llegada de la Vigilia pascual con su riquísima liturgia de la luz, y el repaso de la historia de la salvación. A continuación resonará como un grito de gozo el Gloria, como anuncio de la eficacia de la muerte del Señor, por la que se nos concede la vida divina y nos abre las puertas del cielo. “¡Este es el día en que actuó el Señor!”, cantaremos unánimes y unidos, exultantes de gozo.

Entremos, pues, en estos días que son el vértice de nuestra fe y comprobaremos la acción del Señor en nosotros. Se trata de la memoria viva de la obra de la salvación, de las grandes acciones de Cristo en las que se realiza la redención en nosotros hasta que llegue la plenitud del Reino. La liturgia, cargada de mística y de arte, expresa lo que somos y nos pone al servicio de Dios que imprime su vida en nosotros, convocados en su casa por la fuerza de la fe.

Os invito a vivir este tiempo de gracia abriendo de par en par el corazón a Dios. De este modo quedaremos renovados nosotros, la Iglesia y el mundo, para que Cristo sea todo en todos (Cf. 1 Cor 15,28).

Celebraciones Litúrgicas-Semana Santa Cádiz y Ceuta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s