Ayudar a Cáritas sigue siendo “crucial para muchas familias de nuestra Diócesis”

A todos los fieles diocesanos, sobre la urgente ayuda a los desfavorecidos a través de Cáritas

Querida comunidad diocesana:

Estamos en camino hacia la Navidad. Todos nosotros somos peregrinos en este tiempo de Adviento. El Adviento y la gran fiesta de la Navidad son un momento propicio para abrirnos más al sentido de las bienaventuranzas, que nos asemejan a Jesús, y para vivir la caridad personal y comunitaria.

La Virgen María, nuestro modelo y maestra, nos enseña el sendero que debemos recorrer. María no se reserva nada para darnos a Jesús. Entregada sin límites no le importa arriesgar. Jesús, fuente de toda caridad, está en ella y, si Isabel la necesita, ella acude a su llamada por los caminos de Galilea (Lc 1, 39-45).Ella nos anima a que salgamos de nuestras seguridades y, habitados por Jesús,vayamos al encuentro del otro y pongamos nuestros talentos y nuestros bienes al servicio de los demás.

Para acoger a Jesús, el Señor, que nace en Belén y quiere habitar entre nosotros, también nosotros hemos de abandonar todo aquello que nos estorba y cuanto endurece nuestro corazón: egoísmo, rencores, apego a lo cómodo, tibieza a la hora de amar al prójimo. Si Jesús está en nosotros, no seremos insensibles a la necesidad delos hermanos. Cuando Jesús llena nuestra vida, su amor nos lleva a ayudar a los demás. “La caridad de Cristo nos apremia” (2 Cor 5, 14) a vivir para Él y con Él al servicio de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. 

Quiero invitaros a vivir en este Adviento y Navidad la comunicación cristiana de bienes de modo muy concreto: ayudando a CÁRITAS DIOCESANA DE CÁDIZ. En este tiempo de celebraciones navideñas en que nos sentimos especialmente llamados a la solidaridad y nos abrimos a la generosidad familiar y social haciendo donaciones a instituciones sociales que ayudan a personas necesitadas, recordemos especialmente a Cáritas y su labor eficaz, para compartir lo que tenemos con los que pasan por situaciones de pobreza y exclusión.

Es sabido que la labor que hace Cáritas es posible a través de su voluntariado generoso, y gracias a las aportaciones de las comunidades parroquiales y de las donaciones privadas, así como de la contribución ciudadana señalada en la declaración anual de la renta, de la financiación de diferentes administraciones públicas y de la Conferencia Episcopal. El esfuerzo económico conjunto, en el que todo suma,se ha traducido durante los años de crisis en un apoyo social que ha sido crucial para muchas familias de nuestra Diócesis y para personas en soledad que han perdido todo. No obstante, en estos últimos años han decaído los ingresos y está en riesgo su copiosa labor de promoción humana, que va más allá de una atención meramente asistencial. Una cierta mejoría económica nos ha distraído de la realidad de los pobres y de la gravedad de los que aún pasan necesidad. Es necesario, por tanto, que apoyemos a Cáritas Diocesana para que podamos seguir acogiendo a los más necesitados, ofreciéndoles las oportunidades de futuro que les abran horizontes de esperanza.

Tened presente a Cáritas y apoyad su misión. Os ruego que, cuando decidáis donar en esta Navidad, penséis en Cáritas Diocesana de Cádiz, que nos ofrece varias posibilidades de colaboración:

– La aportación puntual–sin duda una ayuda valiosa—, y,aún mejor, colaborar con una suscripción permanente, lo que permite a Cáritas alcanzar mejor los objetivos de sus diversos programas (apoyo a la familia, empleo, personas sin hogar…).

– Participar con vuestras familias en el Recital Benéfico de Villancicos populares, que tendrá lugar el próximo sábado 15 de diciembre en el Colegio de las Esclavas de Cádiz. (Existe también la posibilidad de contribuir con la obra social de Cáritas –si no se puede asistir— aportando un donativo a través de la “Fila 0”).

– Dedicar algún tiempo a cualquier voluntariado de los distintos proyectos que Cáritas desarrolla dentro de nuestra Diócesis. Darse a los demás, especialmente a los pobres, es una de las grandes experiencias a las que nos llama Jesús. El lema de Cáritas “tu compromiso mejora el mundo” se hace verdadero gracias a la vocación de servicio de su voluntariado. Día a día, los voluntarios de Cáritas acogen al prójimo compartiendo su dura realidad de pobreza y marginación, algo que llena el corazón y ayuda a dar testimonio de una nueva humanidad.

Volvamos nuestros ojos a Jesús para contemplarle en Adviento y Navidad. Es el regalo mayor que podríamos recibir de Dios. Cuando Jesús entra en nuestras vidas, crece la fraternidad, somos más solidarios y mejora la sociedad. Con el lema: “vive sencillamente para que otros sencillamente puedan vivir”, Cáritas nos asegura que está al alcance de nuestras manos la posibilidad de ayudar a los demás.

Agradezco de antemano vuestra sensibilidad caritativa y social, tantas veces ejemplarmente demostrada. Os pido que no dejéis de rezar para que el Espíritu siga impulsando y sosteniendo nuestra misión común de caridad.

Que la celebración del Nacimiento de Jesús os ilumine con su luz, os bendiga y habite vuestros corazones. Con mi afecto y gratitud.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s