Poder orar, descansar, «hacer camino» en fraternidad… Es la experiencia que destacaría de esta peregrinación sacerdotal a Tierra Santa. Hemos puesto todas vuestras inquietudes y necesidades, las de la Diócesis y las del mundo entero en manos de Dios y de la Virgen. Los «Santos Lugares», con el sabor a Evangelio que tienen cada uno de sus rincones, hacen experimentar que cada peregrinación es siempre especial, nueva: no en vano Tierra Santa se ha llegado a reconocer como el «Quinto Evangelio». En este espíritu, como nos ocurre al entrar en contacto con los Misterios de la vida de Cristo, y con toda una tradición de historia de salvación de Dios con su pueblo en la Sagrada Escritura, en la oración y contemplación, el corazón sale fortalecido y renovado. Salimos con el deseo y la misión de ser «lugares santos», en Cristo por la renovación del Espíritu Santo, y así crear espacios de unidad y fraternidad donde el mundo beba. Esto es la Iglesia, Cuerpo de Cristo, verdadera Tierra Santa donde brota la salvación. También es nuestra tarea y responsabilidad en fidelidad al Señor.

Hemos de apoyar, desde este espíritu de reconciliación y deseos de paz, todas las iniciativas que tienen como fin el apoyo de aquellos hermanos nuestros que sufren por ser fieles a sus raíces cristianas y que de alguna manera son «la familia de Jesús», «nuestros hermanos mayores». Nuestra generosidad orante y sincera sea agradecimiento por entregarnos el tesoro más grande que tienen y que anhelamos: A Cristo.

Cristianos-perseguidos-en-tierra-santa

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s