Una misión que nos urge a todos, obra del Espíritu Santo

013Mañana Sábado 20 de mayo tenemos una cita en nuestro Punto de Encuentro Diocesano, que venimos celebrando en el Colegio de los Salesianos en San José del Valle. D. Manuel Bru, conocido sacerdote y periodista, nos hablará de “Los carismas laicales”, tema importante siempre, y máxime con la seria reflexión que a nivel diocesano estamos haciendo, a través de diversos materiales, sobre la vocación y misión de los laicos. Pues así es: la misión de la Iglesia con el mundo es responsabilidad de todos, y es ineludible. Estáis todos invitados a disfrutar, como siempre, de la rica convivencia en la que vemos fortalecida nuestra comunión día tras día.

El Concilio Vaticano II ha subrayado en repetidas ocasiones la maravillosa obra del Espíritu Santo que santifica al Pueblo de Dios, lo guía, lo adorna con virtudes y lo enriquece con gracias especiales para su edificación. Tanto antes como después del Concilio Vaticano II han surgido numerosos grupos eclesiales que constituyen un gran recurso de renovación para la Iglesia y para la urgente conversión pastoral y misionera de toda la vida eclesial.

Al valor y riqueza de todas las asociaciones tradicionales, caracterizadas por fines particulares, así como también de los Institutos de vida consagrada, se suman aquellas realidades más recientes que pueden ser descritas como agregaciones de fieles, movimientos eclesiales y nuevas comunidades. Estos grupos eclesiales, derivados de un carisma compartido, tienden a tener como objetivo “el fin general apostólico de la Iglesia”. Los grupos de fieles, movimientos eclesiales y nuevas comunidades proponen formas renovadas de seguimiento de Cristo llevando a los nuevos contextos sociales la atracción del encuentro con el Señor Jesús y la belleza de la existencia cristiana vivida íntegramente.

Carisma importante es el de cuidar a los enfermos, y el del mismo enfermo que, asociado a la pasión del Señor vivifica la Iglesia. No olvidéis que el VI Domingo de Pascua (el día 21 de mayo) es la Pascua del Enfermo, pidiendo por ellos y por cuantos los cuidan. Muchos recibirán el Sacramento de la Unción de Enfermos en sus parroquias, recibiendo así un gran consuelo. Muchos de cuantos se dedican a ellos y los cuidan han recibido del Espíritu el carisma de atenderlos, y nos engrandecen a todos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s