Comulgo… ¿Y no busco al pobre?


papa_2Hay una indisoluble unión del amor con Dios y del amor a los hermanos. El mismo San  Juan Pablo II en su visita a Orvieto en el año 1990, dijo: “Jesús se ha convertido en nuestro alimento para proclamar la soberana dignidad del hombre, reivindicar sus derechos y sus justas exigencia para transmitirle el secreto de la victoria definitiva sobre el mal y la comunión eterna con Dios”.  Así es: comulgar con Cristo nos hace uno con El para tener los sentimientos de Cristo, para asociarnos con la carne de Cristo sufriente: con los pobres, oprimidos, abandonados, enfermos y excluidos, personas dependientes, emigrantes y prófugos…

Que nos acostumbremos a salir a la calle a la búsqueda del prójimo que necesita el alimento de Dios, su alianza, entrar en su casa, vivir la buena noticia del Evangelio.

Un pensamiento en “Comulgo… ¿Y no busco al pobre?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s