En la Diócesis vemos la grandeza de una Iglesia que trasciende nuestra comunidad

diocesisLa Diócesis es una familia grande, con muchos hijos, con numerosos carismas y ministerios. Vivimos todos unidos en la Comunión del Señor Jesús. Cada uno aporta en la iglesia lo que Dios le da, su persona, su vocación y se pone al servicio de los demás (como, por ejemplo, los sacerdotes, los religiosos, los laicos asociados o no, matrimonios, jóvenes, ancianos, niños) para servir a la Iglesia.

Hoy debemos fijarnos en la belleza de la Iglesia y también en su grandeza, que va más allá de nuestra propia comunidad –tan querida siempre- y sentirnos hermanos solidarios con todos en la comunicación cristiana de bienes, materiales y espirituales, porque de este modo Dios nos enriquece a todos. Así es al amor de Dios que compartimos.

Os animo a renovar el compromiso de servicio que hemos asumido (el obispo, los sacerdotes y diáconos, las personas consagradas, los fieles laicos catequistas, agentes de pastoral, docentes, profesores de religión, quienes trabajáis en la caridad), para que, con la ayuda de Dios, cumplamos nuestra misión de evangelizar y salgamos al encuentro de los necesitados, tanto de bienes materiales como de esperanza para vivir.

Recemos unos por otros para que, como Iglesia Diocesana, seamos fieles a Cristo que nos une y hace de nosotros un hogar abierto a los sedientos de este mundo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s