Admisión a las Órdenes y Corpus Christi

rito_adminsion_ordenes_gerardodelahozydarioiglesias_21_06_14Antes de meternos en el tema principal de nuestro encuentro, quiero invitarles a rezar y a participar hoy sábado 21 de junio, a las 20:00hs, en la Iglesia de Santiago Apóstol, de Cádiz, donde presidiré la Santa Misa en la cual administraré el rito de Admisión a Órdenes de diaconado y presbiterado a los seminaristas Gerardo y Darío.

Estos jóvenes y queridos seminaristas que aspiran al sacerdocio manifestarán públicamente su voluntad de ofrecerse a Dios y a la Iglesia para ejercer el orden sagrado; la Iglesia, por su parte, al recibir este ofrecimiento, los elige y los llama para que continúen su convenientemente preparación para recibir el orden sagrado.

Este acontecimiento al cual invito a toda la comunidad diocesana es también, una grata oportunidad para dar gracias a Dios por el dinamismo de vida de nuestro seminario “San Bartolomé”. Terminamos el curso con esta admisión de dos candidatos a las Sagradas Órdenes, comenzaremos el curso 2014-2015 con la Ordenación Diaconal de tres seminaristas; y esperamos con ilusión el ingreso de los nuevos seminaristas al inicio del curso a mediados de septiembre.

Pido vuestras oraciones por la vida y fecundidad de nuestro Seminario, verdadero corazón de la Diócesis, uniéndonos en la súplica al Amor de los Amores, a Cristo en la Sagrada Eucaristía, a quien mañana domingo 22 de junio celebramos en el Corpus Christi. ¡Corpus Christi! La fiesta que conmemora la institución de la Santa Eucaristía el Jueves Santo con el fin de tributarle a la Eucaristía un culto público y solemne de adoración, amor y gratitud a Dios.

La Eucaristía es la Alianza que nada ni nadie puede romper. “¡Quien podrá separarnos del amor de Cristo!” (Rm 8, 35). Lo primero que nos conmueve de la Eucaristía es que se trata de una Alianza “nueva y eterna”, como dijo el Señor en la última cena. Lo expresa muy bien la Liturgia en la Plegaria Eucarística sobre la Reconciliación: “Muchas veces los hombres hemos quebrantado tu alianza, pero tú, en vez de abandonarnos, has sellado de nuevo con la familia humana, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, un pacto tan sólido, que ya nada lo podrá romper”.

Alianza que en la Eucaristía hace que nos transformemos en lo que comemos, como dice Lumen Gentium citando a San León Magno: “La participación del cuerpo y sangre de Cristo hace que pasemos a ser aquello que recibimos”. Al comer el Cuerpo de Cristo el Señor, aunque se hace a nuestra medida no se “reduce”. El milagro de la Eucaristía consiste en que el recipiente “de barro” se va asimilando al “tesoro”, al revés de lo que sucede en la naturaleza. Al recibir la Eucaristía, somos nosotros los asimilados a Cristo.

De esta manera, mediante su darse a comer como Pan de vida, el Señor va haciendo a la Iglesia. La va transformando en su Cuerpo en un proceso de asimilación misterioso y escondido. Y al mismo tiempo, en cuanto que este proceso cuenta con el sí libre de la Iglesia, que asiente en la fe a la Alianza que le ofrece su Esposo, la transforma en su Esposa y la invita hoy a la Nueva Evangelización.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s