Camino del Corpus Christi: Un solo pan, un solo cuerpo

EpiclesisLa primera clave para entender el misterio eucarístico es la invocación del Espíritu Santo – epíclesis – Es la plegaria que hacemos en la Misa cuando el sacerdote con las manos extendidas pide a Dios que baje su Espíritu sobre lo que el pueblo ha ofrecido. Y así lo mismo que el Espíritu Santo, con las palabras del sacerdote y obedeciendo el mandato de Jesús, convierte el pan y el vino en Cuerpo y Sangre así también el Espíritu Santo hace de los comulgantes un solo cuerpo y un solo espíritu en Cristo.

Los cristianos, al celebrar la Eucaristía, dejamos que el Espíritu Santo nos haga un solo corazón y una sola alma. Un cuerpo. Una comunidad: la Iglesia. Nos unimos desde todos los lugares y dispersiones. Nos convertimos en hermanos. La amistad con Dios y entre los pueblos nos fue devuelta en la Cruz. Cuando comulgamos decimos sí a Jesús y  los hermanos y  a nosotros mismos, porque somos el Cuerpo de Cristo.

La Iglesia se hace incesantemente Cuerpo de Cristo al participar en la Eucaristía. Benedicto XVI escribió en la Carta Encíclica Deus Cáritas Est, 14, además que la Eucaristía nos adentra en el acto oblativo de Jesús, que ésta tiene “un carácter social, porque en la comunión sacramental yo quedo unido al Señor como todos los demás que comulgan: el pan es uno,  y así nosotros aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan”.

La Eucaristía es presencia real del Señor que adoramos y acogemos en la hospitalidad de la fe y el amor. Participar plenamente en la Eucaristía recibiendo el Cuerpo real de Cristo presente supone un grado determinado de unidad de los comulgantes con el Señor y con la Iglesia, y al mismo tiempo estimula el amor al revivir la entrega de Jesús por nosotros, reclamando una fraternidad cada vez más honda.

La Eucaristía es fermento de solidaridad en el mundo, debe curar las heridas diarias infligidas a la fraternidad cordial y efectiva. Nos hace sentirnos unos parte de otros y que por lo tanto si crece el otro crezco yo, es decir crecemos, progresamos juntos, sólo juntos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s